Saltar al contenido

Descubre el alma del vino

Descubre el alma del vino - Entre Cócteles

La paciencia es la madre de todas las virtudes. Y cuando se trata del arte de degustar un vino, no es la excepción. De hecho, probar es observar primero el alma del vino.

Hoy llamamos su atención para hablar de la primera etapa de la cata de vinos; la visual, que precede a la etapa olfativa y por último a la etapa de la degustación. Discutiremos juntos las pistas que una buena observación de su copa de vino le permitirá detectar, sin siquiera meter la nariz en ella. ¡Nada como una pequeña introducción a la enología para impresionar a tus amigos en la próxima ocasión hablando sobre el alma del vino!.

La claridad y la brillantez del vino

Hay que comenzar inclinando su copa para analizar la claridad de la túnica del vino (nombre dado a la apariencia visual del vino en el vaso). Si consigues ver perfectamente tu mano a través del vidrio y de forma nítida, es que el vino está perfectamente cristalino. Por el contrario, si percibe partículas en suspensión que enturbian el vino, es decir que no ha sido filtrado por el enólogo, o bien el vino ha tenido algunos problemas en el momento de la vinificación, por lo cual, no es un buen augurio para el resto de la cata.

De igual forma, muéstrese interesado en el brillo del vestido, debido a que esta información es muy importante para los vinos blancos en particular: cuanto más brillante sea el vestido de un vino blanco, más se acentuará el marco ácido del vino, como suele ser el caso del vino blanco de Loira o de Chile, por ejemplo.

El tono y la intensidad del vestido

Para este paso crucial, inclina de nuevo tu copa hacia atrás para apreciar por completo la intensidad del vestido de claro a profundo. Por consiguiente analiza el tono en dos prácticos pasos. En primer lugar, la observación del color dominante del vestido del vino eliminará la idea de algunas variedades de uvas, y a la inversa, encontrará pistas sobre la variedad de uvas presentes en el vaso.

Tome el ejemplo de un vestido de color cereza muy claro: no puede ser obviamente un Cabernet Sauvignon, debido a que este  se caracteriza por dar al vino un color granate muy oscuro. Por otro lado, podría ser que se esté en presencia de un Pinot Noir que emite naturalmente un color mucho más claro y suave.

Descubre el alma del vino - Entre Cócteles

En segundo lugar, preste atención al disco, referente al área arqueada que emerge en el borde del vidrio de la copa cuando se inclina. El disco puede darle una indicación aproximada sobre la edad del vino. Para los vinos rojos, si el disco toma tintes tintados o anaranjados, es porque tiene algunos años detrás y muestra signos de evolución.

La capilaridad

Finalmente para descubrir el alma del vino, después de observar el vestido, hay que interesarse por las lágrimas (capilaridad del vino). Inclinando la copa de vidrio con franqueza, vuelve a enderezar y observa que un velo líquido permanece en las paredes: son lágrimas de vino, causadas por el alcohol y el azúcar.

Cuanto mayor sea el contenido de azúcar y alcohol en un vino, las lágrimas serán más gruesas y se pegarán a las paredes de su vaso. Y como es el azúcar de garganta sol natural de las uvas, de cual más tarde se va a crear el alcohol, los vinos de países como Chile, España o Portugal, naturalmente, tienen lágrimas más gruesas a los vinos del norte de Francia. Las lágrimas le permiten detectar pistas sobre el origen geográfico del vino.

Para poner en practica lo aprendido sobre el alma del vino durante una cata de vinos con el Método VOG (visual, olor, sabor), tienen que considerar la introducción a la enología con cursos de vino Prodégustation en su casa, particularmente el Cabernet Sauvignon es un vino ideal para descubrir el alma del vino.